Y en tu pueblo, ¿Cómo lo llaman?

Comienza el proyecto ¿Cómo lo llaman en tu pueblo?»

Desde Proyecto Kieu, junto con el apoyo de la Junta de Comunidades de Castilla La Mancha, arrancamos con un proyecto que pretende crear un espacio de reflexión para el mar de dudas por el que caminan nuestros/as jóvenes de nuestra comarca, en su etapa de crecer y aprender a relacionarse con otras personas. Quiénes son, qué quieren realmente, qué pueden esperar de sus relaciones, y qué no deberían tolerar porque faltar al respeto. Vamos a crear un espacio y una figura que les dé confianza, y a quienes puedan acudir en el caso de vivir situaciones conflictivas o confusas. Buscamos trabajar sus dudas, sacudiéndonos los patrones o reglas impuestas.

«Las mujeres hablan mucho», «es un ligón», «el guaperas», «es una marimacho», «si no llevaras la falda tan corta», y así un sinfín de etiquetas que con frecuencia nos ponen y que nosotras/os aceptamos sin darnos cuenta. El respeto está por encima de todos estos estereotipos, respeto a nuestra propia identidad, y a la identidad, necesidad y elección del resto de personas. Y es que la identidad de las personas se va formando según nuestro entorno, que nos aporta o nos permite desarrollar cualidades positivas, pero a veces también nos presiona para ser de una determinada manera, hasta el punto de sentirnos incómodas/os si no respetamos ese modelo, y nos salimos de él. Nuestros vínculos con otras personas se ven condicionados por estas órdenes, y a veces nos sentimos indefensas/os o empoderadas/os, dependiendo de la persona que tengamos delante.

Con frecuencia estaremos en los espacios jóvenes, primero viendo qué problemáticas aparecen, para después impartir una serie de talleres que ayuden a repensar esas situaciones. Terminaremos dejando una consultoría regular, a la que chicos y chicas puedan acercarse y tener una atención personalizada, donde haremos labor de intervención o mediación con servicios sociales o entidades que correspondan.

Queremos trabajar principalmente cuatro aspectos, en primer lugar, roles de género o mandatos sociales, desde mitos a la idea de amor romántico que a veces lleva a relaciones tóxicas o exigencias poco realistas, y sobre todo, malestares con una/o misma/o y con la pareja. Violencia de género, para detectar posibles situaciones que los/as jóvenes de nuestra zona puedan estar viviendo, y que quizá no encuentran una figura a la que acudir. Hemos normalizado determinados lenguajes o conductas, que en la intimidad suele incomodar, pero que socialmente es difícil hablar de ello, precisamente por esa naturalidad con la que lo hemos aceptado. Una tercera pata será presentar roles masculinos variados, para ver cómo este sistema socio-cultural actual también corta la espontaneidad de los chicos, en masculino. Y por último, queremos dar espacio al colectivo LGTBIQ+, que actualmente no está muy representado a nivel de asociaciones en nuestra comarca, y por ello se hace necesario visibilizar e incluir.

En base a todo, nuestra técnica de igualdad de Género, Angélica Rodríguez, junto con el apoyo de las/os informadores juveniles de cada espacio, llevará a cabo una labor de investigación, educación y asesoría de todos estos temas, inicialmente de manera grupal, para terminar apoyando de manera individual.